DONOSTIA. Un hombre que fue detenido el pasado noviembre en el Hospital Donostia tras extraerle del estómago 1,5 kilos de cocaína en 116 envoltorios con forma de bellota se enfrenta a una petición de siete años de cárcel por parte de la Fiscalía de Gipuzkoa.

El acusado, de 53 años y que dispone de la doble nacionalidad nigeriana y española, reclamó el pasado febrero su puesta en libertad provisional a la espera de juicio, alegando ser “víctima de trata” por parte de una organización que “se aprovechó de su situación de extrema vulnerabilidad” para obligarle a cometer los hechos.

Según informó en su momento el Departamento vasco de Seguridad, los hechos se remontan al 27 de noviembre de 2021, cuando el autobús en el que viajaba este hombre desde París hasta Madrid tuvo que parar en la autopista AP-8, a la altura de Orio, debido a la “actitud alterada y peligrosa” que mostraba, llegando a salir del autocar para correr por uno de los carriles de la vía, hasta que una patrulla de la Ertzaintza lo interceptó y lo condujo a comisaría.

Debido a su comportamiento sospechoso, se solicitó una ambulancia psiquiátrica que trasladó al hombre a un centro sanitario, donde los análisis que le practicaron dieron resultado positivo en cocaína y benzodiacepina.

Los médicos detectaron además la presencia de numerosos objetos en el interior de su cuerpo, por lo que fue trasladado a la UCI del Hospital Donostia e intervenido quirúrgicamente en una operación en la que le fueron extraídas 118 bellotas de cocaína que tenía en el estómago y el colon.

Tras su arresto, el hombre, defendido por la letrada Cristina Morcillo Buj, solicitó su puesta en libertad en un documento en el que explicó cómo fue “captado” para un “trabajo” que consistía en llevar un coche de París a Madrid a cambio de 800 euros, aunque, una vez en la capital francesa, fue forzado por unos desconocidos, “con una violencia extrema”, a introducirse los 118 envoltorios en el cuerpo “mientras uno de ellos le apuntaba con una pistola”.

La Fiscalía de Gipuzkoa concreta ahora que la droga intervenida al procesado podría haber alcanzado un precio de hasta 72.062 euros en caso de haberse vendido por gramos en el mercado ilícito, cantidad que hubiera alcanzado los 184.940 euros de haberse distribuido por gramos.

En su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso EFE, el Ministerio Público, sostiene además que el inculpado transportaba la cocaína dentro de su cuerpo para presuntamente “entregarla a otras personas” y que éstas, a su vez, la vendieran a terceros “enriqueciéndose ilícitamente con ello”.

EN LOS MEDIOS